Mantenimiento de instalaciones de aire acondicionado

Los aparatos de aire acondicionado cuentan con dos unidades de funcionamiento, una unidad interior y otra unidad exterior. El mantenimiento de instalaciones de aire acondicionado adecuado para estos equipos dependerá de los elementos que conformen dichas unidades. De igual forma también dependerá de la potencia eléctrica y del modelo del equipo.

Unidades exterior e interior

La unidad exterior es la que contiene los elementos más importantes que conforman el sistema de aire acondicionado. Debido a esto es necesario solicitar los servicios de un personal técnico cualificado para las labores de mantenimiento de instalaciones de aire acondicionado, así como para la limpieza regular de cada elemento.

En estas unidades generalmente los componentes se encuentran ubicados a la intemperie, y resulta fundamental comprobar que dichas piezas estén en óptimas condiciones de funcionamiento.

Todo sobre el mantenimiento de las instalaciones de aire acondicionado


Deja el mantenimiento de instalaciones de climatización y aire acondicionado en manos de nuestros profesionales


Al revisar esta unidad es muy importante comprobar que no existan fugas de refrigeración. Según el Reglamento 517/2014 sobre gases fluorados de efecto invernadero, los equipos de aire acondicionado deben ser sometidos a revisiones de carácter obligatorio que garanticen un control de fugas eficiente.

La periodicidad de estos controles varía de acuerdo con dos factores. En primer lugar la cantidad de toneladas equivalentes al CO2 que contiene el equipo, y en segundo lugar, si el aparato tiene instalado un sistema de detección de fugas. Así, estas revisiones pueden ser efectuadas cada 3 a 24 meses.

La unidad interior en cambio no requiere de un mantenimiento complicado. Para que esta funcione correctamente es necesario realizar una limpieza periódica de los filtros y del desagüe. De esta forma se evita la acumulación de suciedad y de bacterias.

De no efectuarse un correcto mantenimiento de estos elementos, el rendimiento del sistema comienza a disminuir, el equipo consume mayor cantidad de energía y pueden generarse fallas imprevistas. Todo esto acorta la vida útil del equipo.

Cuando se utiliza un equipo de aire acondicionado en modo frío, la unidad interior entra en un proceso de evaporación. Esto hace que en el interior del sistema de climatización se acumule agua producto de dicha evaporación. Debido a este proceso es importante limpiar el desagüe del equipo, lo cual evitará malos olores, la proliferación de bacterias y la acumulación de agua sucia.

Por su parte, los filtros se encargan de filtrar y purificar el aire. Para ello absorben las partículas de polvo, evitando así que lleguen al aire. Por tanto, es necesario realizar mantenimiento de instalaciones de climatización a los filtros del aparato al menos una vez al año, pero esta frecuencia dependerá del modelo del equipo y del tipo de filtro que contenga.